Sochi, sede de los Juegos Invernales 2014

Situada entre las magníficas montañas nevadas del Caúcaso y el impresionante y salino Mar Negro, Sochi es una de las ciudades-balneario turísticas europeas por excelencia. Su clima templado, junto a la vegetación subtropical le hace ideal tanto para las vacaciones veraniegas como las invernales.

Además, con la gran cantidad de infraestructuras nuevas, modernizadas las antiguas y con un gran aporte de inversiones en las instalaciones de deportes de invierno, Sochi augura una afluencia mayor de visitantes durante todas las estaciones del año.

Sochi

A la ya importante afluencia turística que aprovechan sus playas y balnearios, la nueva hornada de lugares de esparcimiento y ocio, junto a la oferta hotelera, convierten a Sochi en uno de los puntos más “calientes” de toda la orilla septentional del Mar Negro.

Termas y naturaleza subtropical

Al borde de las montañas y del mar, Sochi dispone de una gran alternativa turística, tanto si te gusta disfrutar de sus aguas termales, como si lo que quieres es visitar las laderas del Caúcaso, los acantilados o cualquiera de sus maravillas naturales.

Una de sus mayores atracciones naturales es el Jardín de té en el centro de la ciudad, con más de 200 especies de árboles y arbustos, y el Parque Nacional, que alberga más de 1500 especies de plantas de las más diversas procedencias.

Sol y baños en invierno

Debido al clima subtropical del que disfruta Sochi, podemos encontrar estampas tan sorprendentes como la de turistas tomando el sol en pleno invierno a una temperatura de 17 grados, e, incluso, bañistas que no dudan en meterse en el agua a pesar de ser invierno.

Además de disfrutar de la naturaleza en plena ciudad, se pueden visitar diversos museos como el literario en memoria del escritor Ostrovsky y el museo-casa de la cantante W. Barsova, el museo etnográfico situado en el vecino pueblo de Lazarevskoye, y el museo de historia de Adler.

Balnearios y deporte unidos

El gran complejo-balneario de Matsesta ofrece a sus visitantes una estancia dedicada a la relajación y la salud a través de la hidropatía, sus salas de baños y la excelencia de su agua mineral. Un lujo al alcance de la mano en una región impresionante.

Los amantes de la montaña, también pueden disfrutar de un complejo climático a 600 metros sobre el nivel del mar, el Krasnava Polyana, junto a una estación de esquí, donde podrán combinar los deportes invernales con la comodidad de las aguas termales.