Ciudades que deberíamos visitar antes de morir (II)

En el artículo anterior hacíamos referencia a dos ciudad que deberíamos visitar antes de pasar a mejor vida. La verdad es que visitar la ciudad de México o sentir el ritmo musical de Río de Janeiro es algo que todos tendríamos derecho a sentir alguna vez en la vida. Pero no siempre se pueden conseguir los objetivos de cada uno, a veces, la falta de medios hace que los viajes sean solamente virtuales.

Quizás algunos tengan la gran suerte de poder viajar a su destino favorito siempre que quieran, otros ahorran varios años para poder hacer el viaje de su vida, algunos otros tendrán que conformarse con imaginarse ese lugar en la cabeza. Situaciones y personas hacen que los mismos lugares parezcan distintos.

New York

Central Park

New York y sus rascacielos

La verdad es que siempre aparece en las listas de todo aquel que le apasiona viajar. Sus impresionantes rascacielos, sus anchas avenidas, su diversidad cultural, la mezcla de culturas… hace que sea una ciudad con una gran mezcla de estilos arquitectónicos impresionantes y sorprendentes a la vista.

Para aquellos que les gusten los parques, Central Park será una visita obligada. Es el verdadero pulmón de la ciudad y donde la gente va a tomarse un respiro los días de fiesta. Además, también se ofrece entretenimiento para todos los públicos, un malabarista, un cantante, un payaso, artistas de toda clase harán que tu paseo sea un placer.

Por supuesto, no puedes dejar de visitar los edificios emblemáticos de la ciudad como es el Empire State, la Quinta Avenida o la Zona cero. Si te encanta ir de compras, esta ciudad te hará perder la cabeza. En este caso es muy recomendable llevar la maleta con lo estrictamente necesario.

La siempre romántica París

La verdad es que París desprende amor y pasión por los cuatro costados. Uno de los lugares más románticos es la Torre Eiffel donde cada año muchos hombres piden matrimonio a sus futuras esposas. Mucha gente podría pensar que hay que ser más original, pero muchas esperan ese momento tan especial en un marco incomparable.

Grandes avenidas, edificios de gran majestuosidad, callejuelas con mucho encanto… París es un museo urbano. Si eres un apasionado de las artes la visita al Louvre será imprescindible en tu plan. En una de sus numerosas salas de exposición encontrarás la famosa “La Gioconda” de Leonardo Da Vinci junto con obras de incalculable valor histórico como “Las bodas de Caná” de Veronés.